#48 - MD XLVII: "Explicar los sueños es sólo posible para los que ya están despiertos." - tocavivir.com

Meditación Diaria XLVII: «Explicar los sueños es sólo posible para los que ya están despiertos.»

¡Cuánto ignoramos y olvidamos nuestros defectos!

Y eso que nos acompañan a todas partes.

En ocasiones, los ignoramos, y en otras, cuando somos conocedores de ellos; tendemos a esconderlos, ocultándolos más cuanto mayores son, como si esto fuera a corregirlos por sí solos.

Normalmente, cuanto mayor es el tamaño de estas enfermedades del alma, menos se sienten; al igual que el que duerme, que cuanto más profundo es su sueño, menos consciente es de que está durmiendo.

Puedes suscribirte al podcast aquí

Explicar los sueños es solo posible para los que ya están despiertos. De la misma manera, sólo identifican y tratan de corregir sus faltas y vicios aquellos cuya consciencia por fin despertó.

¡Despertémonos pues y corrijamos nuestras faltas! 

Preguntarás; ¿cómo puedo hacer esto?

Ponte el más eficaz y seguro de los despertadores; el estudio y cultivo de tu consciencia y sabiduría. Y una vez hayas despertado y veas la realidad con claridad; tira del coraje necesario para mejorarte cada día.

Esto no te requerirá un gran sacrificio de golpe, sino algo más difícil; pequeños esfuerzos continuados cada día y sin descanso.

Al igual que los enfermos invierten la mayor parte de su energía y tiempo en curarse, entrégate a esta tarea y no lo pospongas para «cuando tengas tiempo».

«No es cuestión de tiempo, es cuestión de prioridades.»

Tim Ferris

Y… ¿hay mayor prioridad que la de desarrollar y sanar nuestro ser? ¿Acaso tu bienestar y disfrute de la vida no depende en mayor medida de esto?

Siéntate en su escuela, atiende, estudia y practica con hechos. Y que la consistencia y disciplina sean tus compañeras de viaje. Y como diría Séneca;

“… habrá una gran distancia entre ti y los demás; irás por delante de todos los mortales, y no te aventajarán mucho los inmortales. Te acompañará la debilidad de los hombres y la seguridad de los dioses.“

Invierte tiempo y esfuerzo en conocerte, en identificar tus faltas y trabájate todos los días para pulirlas y crecer como persona. Que tu forma de actuar y de pensar sea un ejemplo para los demás. Y como nos recordaba el mismo sabio en meditaciones anteriores;

“Desarrolla los dones que la naturaleza te ha proporcionado y te levantarás semejante a la divinidad.”

Si te ha gustado este tema te recomendamos la lectura de la Meditación Diaria XXX: “Levántate y date una forma digna de un dios.” y la Meditación Diaria XXXIX: “No seas invencible; Sé Imparable.

Antes de despedirnos por hoy, desearte un muy feliz y provechoso día, y recordarte que si te ha gustado esta meditación diaria, puedes suscribirte al podcast y compartirla con alguien cercano a quien pienses que le puede venir bien. ¡Gracias y hasta mañana!

#TOCAVIVIR

Libro empleado

La meditación de hoy está inspirada en la Carta LIII del libro «Cartas a Lucilio» titulada; “De las enfermedades del alma”.

*Los libros empleados y mencionados en las Meditaciones Diarias y posts de tocavivir.com puedes encontrarlos en el apartado «Libros» que encontrarás en el Menú Superior.

Últimas entradas

close

¿Te unes al Crecimiento Diario?

🧠 💪

Deja tu mail para recibir las Meditaciones Diarias y las nuevas publicaciones:

¡No enviamos spam! Solo cosas que te aporten 🙂 Puedes leer más en nuestra política de privacidad

Puedes dejar un comentario si lo deseas. Estaremos encantados de leerte:

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar