Meditación Diaria XXXIII: “La Caja.” - tocavivir.com

«La Caja» – Aquí y Ahora

Meditación Diaria XXXIII:

La meditación de hoy es quizás la más especial para mí hasta la fecha, y personalmente, una de las que más me ha hecho reflexionar sobre la vida. Te deseo que disfrutes tanto de la pieza como yo lo he hecho preparándola.

No te preocupes si en algún momento te pierdes un poco o no entiendes alguna parte de la pieza. Simplemente disfruta y te veo de nuevo al final para comentar la enseñanza de hoy.

GRACIAS por ESTAR AQUÍ Y AHORA.

Puedes suscribirte al podcast aquí

«Aquí y ahora», dice la voz.

Habla con cierta familiaridad, como si fuera la voz que hay en mi mente, incrustada.

La voz emana de la propia caja.

Estoy en la caja, un simple cubo oscuro, lo suficientemente alto como para permanecer de pie en su interior.

No puedo ver mi cara o mis manos. No hay nada que mirar, ni nadie que ver.

«¿Dónde estoy?» – pregunto.

«Aquí y ahora» – repite la caja.

«¿Quién soy? – pregunto.

«Tú eres yo» – dice la caja.

«Abre esta caja» – digo, gesticulando con nada, dentro de nada.

«No hay puerta. Esto es todo.»

“Afuera, al mundo real. ¿Dónde está el mundo?»

«Aquí y ahora.» – repite la caja. Me mantengo calmado.

«¿Es esto un juego? ¿Por qué no puedo recordar nada?» – pregunto.

“Elegimos olvidar… «, – contesta – «… que estamos en una caja.»

“¿Qué hay fuera de la caja? – pregunto.

“No lo sabemos. No lo podemos saber. No hay nada ahí fuera.» – responde suavemente la caja.

“Abre la caja» – ordeno.

“No hay ningún lugar al que abrirme.» – responde la caja.

“¿Cómo es esto posible? – pregunto – «Yo tenía una vida. Memorias.»

«Imágenes posteriores de nuestro último sueño.» – explica amablemente la caja.

«¿Sueño? Entonces, ¿he estado dormido?»

«No hay nadie para dormirse.» – señala la caja.

«Todavía no puedo sentir un cuerpo.»

«Siempre estamos soñando.» – añade.

«¿Por qué soñamos? ¿Por qué no recuerdo esta caja?»

“No hay nada aquí. ¿Qué más se puede hacer aparte de soñar? Quizás nos despertemos de vez en cuando, para ver nuestra verdadera cara.»

“¿Por qué te refieres a «nosotros», caja?»

«¿Hay alguien más en la caja?»

“¿Así que nunca podré escapar?”

“Todo lo que hacemos es escapar.”

“¿Cómo? ¡Estoy atrapado en esta caja!”

“Podemos imaginar la libertad. Podemos soñar cualquier sueño.”

“La caja se desvanece. Siento el movimiento de la nieve en mi cara. Una luna escalofriante cruza el cielo a la vez que un césped creciente se enreda entre mis dedos. Suspiro de alivio y caigo al suelo. la suciedad es espesa y se amontona en mis manos. Saboreo el polvo mientras mi cara se presiona contra el suelo. La realidad me alcanza y me acaricia.”

Entonces, de un parpadeo, desaparece. Solo está la caja.

«¿Cualquier sueño que quiera?» – pregunto.

“Cualquier sueño que queramos.» – matiza la caja.

El sol explota detrás de mí, según conduzco un carro de tormenta atronadora desgarrando el cielo. En mi mano izquierda, una pitón retorciéndose de dolor. En mi derecha, rayos que lanzo sobre los cornudos demonios en los planos inferiores. Sus chillidos ensordecerían a los mortales, pero yo apenas lo percibo. Un millón de campesinos se acobardan en las colinas, rezando y gritando a la vez que mis caballos de fuego me llevan más allá de la barrera del sonido.

Entonces, la realidad implosiona. El silencio repentino haría añicos cualquier mente; ese apagón desde la luminosa realidad hacia el vacío.

«Cualquier sueño que queramos.» – repito.

“Olvidemos que estamos en un sueño,» – sugiere la caja, – «es mucho más emocionante de esa manera.»

“Y no te olvides de ponerte una alarma.» – aconseja – «Despertar la propia consciencia lleva mucho tiempo.»

“¿Qué sueños he tenido ya?” – pregunto.

“¿Acaso importa?» – si las cajas pudieran encojerse de hombros, aquí la nuestra lo haría.

«¿Cuánto tiempo he estado soñando?.»

«Aquí y ahora.» – recuerda la caja.

«Me siento atrapado. Quiero salir fuera.»

“No hay nada.» – recuerda la caja, añadiendo; «Soñar es todo.»

“¿Hay otros?» – pregunto.

“Todo es un sueño, y en los sueños están todos.»

Si pudiera sentir, la caja giraría alrededor de mí según me siento.

“¿Existo?» – pregunto a la caja.

«Aquí y ahora.» – recuerda amablemente.

«¿Soy Dios?» – pregunto a la caja.

“Podemos soñar cualquier sueño que queramos.» – repite la caja.

“¿Quién te ha creado?» – pregunto.

«Nadie nos ha creado.»

«¿Por qué te refieres a ambos?»

“No hay nada.» – recuerda la caja. – «Nos soñamos a ti y a mí para comenzar a soñar.»

“¿Qué poderes tienes?» – pregunto a la caja.

«Yo soy tú.» – responde la caja. – «Podemos soñar cualquier cosa. Podemos verlo todo. Somos todo-poderosos.»

«Entonces, ¡salgamos de esta caja» – replico.

“No hay nada.» – recuerda la caja. – No hay ningún sitio al que ir ni nada que hacer. No existe un «afuera», no existe ni siquiera un «adentro». No hay existencia, no hay «no-existencia». Ni siquiera hay un nosotros. Es solo soñar. Y todo está en el sueño.»

“¿Así que los sueños son nada?»

«No son tan nada.» – confiesa la caja.

«Qué es lo que queda?»

Aquí y ahora.” – ofrece la caja.

«Entonces, decido soñar que soy omnipotente. Abre esta caja, ¡tu Dios soñador te lo ordena! ¡Rómpela y échala a un lado!

Con la fuerza de mil devastadores soles, el espacio y el tiempo se hacen trizas. Un conocimiento infinito inunda mi ser a la vez que el universo se abre ante la punta de mis dedos. Desde el turbulento vacío, surjo como el Rey de Reyes y despliego toda la creación bajo mí. Soy sustancia y vacío, vibración y silencio. Nada es desconocido para mí, ya que para mí soy todo. Una corona de estrellas descansa ligeramente sobre mis hombros infinitos. La dicha de la perfección constituye mi ser. El juego oscuro acaba y estoy en el trono de nuevo. En la distancia galáctica, oigo sonar los cuernos de mis hermanos.

El universo es mío. Todo el conocimiento es mío. La perfección es mía.

Pero, hay una duda. Falta una cosa.

«¿Dónde estoy?» – rujo a través del multiverso.

«Aquí y ahora.» – suspira la caja.

Vale, ¿qué ha pasado aquí? ¿qué te has fumado Agus? ¿qué significa esto? ¿y sobre todo qué mensaje podemos llevarnos de la meditación de hoy?

Esta pieza de Naval Ravikant, cuyo texto original hemos traducido del inglés, lo hemos seleccionado por ser UNA LLAMADA A LA CONSCIENCIA; una llamada a VIVIR EL AQUÍ Y AHORA, en un mundo donde tardamos en despertar, y en el que nos surgen preguntas como;

¿Quién soy?, ¿Dónde estoy?, ¿Adónde puedo ir?, ¿Adónde debo ir?, ¿Qué puedo hacer? o ¿Qué se supone que debo hacer?.

Durante siglos, algunas de las personas más sabias de todos los tiempos, pertenecientes a diferentes culturas, religiones y corrientes filosóficas, han tratado de dar respuesta a estas preguntas, sin llegar a demasiado acuerdo o sin conseguir dictaminar una respuesta única y universal.

Personalmente, ante tanta incertidumbre…

… me gusta entender la VIDA como UN REGALO; como un VIAJE repleto de todo tipo de sorpresas, que no espera más de ti que TU DISFRUTE, y que si mientras lo recorres ayudas y aportas al de los demás, pues mejor que mejor.

Un camino en el que PUEDES SER LO QUE TÚ QUIERAS y viceversa, o en palabras de una de las personas más influyentes de su tiempo:

«Si tú crees que puedes, puedes. Si tú crees que no puedes, no puedes. Tanto si piensas una cosa como la otra, estás en lo cierto.»

Henry Ford (1863-1947)

Si te ha gustado este tema te recomendamos la lectura de la Meditación Diaria XXIV: “No busques fuera. La felicidad está dentro de ti.” y la Meditación Diaria XXX: “Levántate y date una forma digna de un dios.”

#TOCAVIVIR

Antes de despedirnos por hoy, desearte un muy feliz y provechoso día, y recordarte que si te ha gustado esta meditación diaria, puedes suscribirte al podcast y compartirla con alguien cercano a quien pienses que le puede venir bien. ¡Gracias y hasta mañana!

Libro empleado

La meditación de hoy está inspirada en el post de blog de Naval Ravikant titulado «The Box».

*Los libros empleados y mencionados en las Meditaciones Diarias y posts de tocavivir.com puedes encontrarlos en el apartado «Libros» que encontrarás en el Menú Superior.

Últimas entradas

close

¿Te unes al Crecimiento Diario?

🧠 💪

Deja tu mail para recibir las Meditaciones Diarias y las nuevas publicaciones:

¡No enviamos spam! Solo cosas que te aporten 🙂 Puedes leer más en nuestra política de privacidad

Puedes dejar un comentario si lo deseas. Estaremos encantados de leerte:

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar