Meditación Diaria XXXVII: "Elévate recto como la llama que no puede abatirse, ni deprimirse; que está VIVA."

Meditación Diaria XXXVII: «Elévate recto como la llama que no puede abatirse, ni deprimirse; que está VIVA.»

Toma en tus manos libros de filosofía y esto mismo te obligará a despertarte, al ver la gran cantidad de personas sabias que ya han trabajado para ti.

Al verlo, desearás también ser una de ellas, pues el alma noble lleva encima esta cualidad; la de apasionarse por las cosas honestas.

Las cosas impuras e indecentes no deleitan a ninguna persona de elevado ingenio; mientras las cosas nobles y grandes de verdad le atraen y le entusiasman.

«Sé como esa llama que se eleva en línea recta. Que no puede abatirse, ni deprimirse, ni tampoco permanecerá quieta.» 

Puedes suscribirte al podcast aquí

Pon a prueba tu rectitud, tu coraje y tu templanza para no depender de la suerte, para ser capaz de destruir los acontecimientos adversos y para controlar la exaltación de los prósperos.

Haz esto sin buscar popularidad o la admiración de los demás. Propio es de un alma grande el despreciar este tipo de cosas, así como los excesos, y escoger la MODERACIÓN. 

Escoge lo esencial y útil para la vida, e ignora lo superfluo e innecesario, ya que estos últimos dañan la mente y el espíritu de las personas, a las que la excesiva abundancia y una desmesurada felicidad acaba rompiendo, al igual que se tronchan las ramas de los árboles por el peso.

Quien de manera insana se refugia en los placeres, acaba atormentado por ellos. Las pasiones desenfrenadas que no son controladas se proyectan hasta límites interminables.

Protégete de sumergirte en los placeres y que no puedas carecer de ellos una vez te hayas acostumbrado. Esto hace desgraciadas a las personas, al hacerse necesarias las cosas que antes habían sido superfluas, y encadenándose a ellas como sus esclavos, a la vez que dejan de disfrutarlas. 

Llegado ese momento, se habrá consumado la infelicidad, y las adicciones serán bien vistas, dejando de haber remedio para estos esclavos cuando lo que había sido un vicio, ahora es costumbre.

Para evitar caer en esta cadena perpetua;

«ELÉVATE como esa llama que no puede abatirse, ni deprimirse y que ESTÁ VIVA.«

Y continúa labrando tu camino recto abrazando la sabiduría, la templanza, el coraje y la justicia.

Si te ha gustado este tema te recomendamos la lectura de la Meditación Diaria XXIX: “¿Te sueles dar una buena impresión?” y la Meditación Diaria XXX: “Levántate y date una forma digna de un dios.”

#TOCAVIVIR

Antes de despedirnos por hoy, desearte un muy feliz y provechoso día, y recordarte que si te ha gustado esta meditación diaria, puedes suscribirte al podcast y compartirla con alguien cercano a quien pienses que le puede venir bien. ¡Gracias y hasta mañana!

Libro empleado

La meditación de hoy está inspirada en la Carta XXXIX del libro «Cartas a Lucilio», titulada «Inconvenientes de las grandes fortunas”.

*Los libros empleados y mencionados en las Meditaciones Diarias y posts de tocavivir.com puedes encontrarlos en el apartado «Libros» que encontrarás en el Menú Superior.

Últimas entradas

close

¿Te unes al Crecimiento Diario?

🧠 💪

Deja tu mail para recibir las Meditaciones Diarias y las nuevas publicaciones:

¡No enviamos spam! Solo cosas que te aporten 🙂 Puedes leer más en nuestra política de privacidad

Puedes dejar un comentario si lo deseas. Estaremos encantados de leerte:

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar